La batería es uno de los elementos del smartphone que más nos preocupa a la hora de la decisión de compra de un terminal. Es por eso que alrededor de su mantenimiento han surgido siempre grandes cantidades de información, que en algunos casos ayudan y en otros, lejos de ayudar, se trata de hábitos que llegan a perjudicar a la batería.
Muchas marcas solo cubren los 6 primeros meses de vida de este elemento del equipo, ya que un mal uso o mantenimiento de la misma puede inutilizar una batería en pocos meses. Si de verdad quieres actualizar tus conocimientos acerca de un uso responsable para el mejor mantenimiento de la batería de tu smartphone, aquí dejamos la información más completa

 

Descarga completa: Antiguamente era una creencia muy extendida, pero en la actualidad no es necesario dejar que la batería del teléfono se descargue completamente. De hecho, los fabricantes recomiendan no dejar que la batería baje más allá del 15-20%. El propio sistema operativo del equipo alerta de que el equipo tiene la batería baja, cuando esta está por debajo de ese 15-20%. Si, por el motivo que sea, un smartphone se descarga completamente, puede que al ponerlo de nuevo a cargar, este tarde un tiempo en recuperar una carga mínima para dar síntomas de funcionamiento. Un equipo de estas características necesita siempre una carga mínima para poder arrancar, por lo que es habitual que después de una descarga completa, pongamos el equipo a cargar y este no reaccione hasta pasados unos minutos o incluso horas.

Carga al 100%: Otro de los hábitos que tenemos a la hora de cargar una batería de Litio es la de hacer cargas hasta el 100% de capacidad. Los equipos ya incorporan sistemas de seguridad para que la carga no sea del 100% aunque se marque así en el equipo, ya que para un batería de Litio tan malo es cargarla del todo como descargarla hasta apagar. Es recomendable que habitualmente no se hagan cargas al 100% sino que hasta el 85% es suficiente.

Cargar toda la noche: Los actuales smartphones cuentan con sistemas de seguridad que impiden los sobrecalentamientos cuando haya un exceso de carga de batería. El efecto de esta práctica sobre la batería resultaría insignificante teniendo en cuenta la vida útil de la batería y de los smartphones.

Utilizar el cargador oficial: Se trata de una de las recomendaciones más extendidas por parte de los fabricantes. Y no se trata únicamente de utilizar la fuente diseñada para alimentar de forma óptima esa batería en concreto, sino también por cuestiones de seguridad.

Cuidado con el calor: Las temperaturas extremas son algunos de los principales enemigos de las baterías de litio y, por eso, es importante evitar dejar el móvil en la guantera en verano o bajo el sol en la playa. La temperatura idónea para un smartphone se encuentra entre los 16 y los 22 grados, con un máximo de 35 grados.

Cuidado con las fundas: Los fabricantes ofrecen fundas oficiales que tienen en cuenta las vías de disipación del calor que incorporan los teléfonos, algo que podría no ocurrir con aquellas fundas no oficiales, que podrían cubrir las zonas de ventilación, elevando la temperatura del smartphone.

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente informado de nuestras últimas novedades y promociones

Te has suscrito correctamente